Haz clic aqui para volver a la pagina de inicio
Bienvenido a mi web

HISTORIA DE ALBA OJEDA GARCIA

Quiero contaros lo que me atormenta desde el 9 de octubre del 2010. No consigo dormir más de dos horas seguidas sin despertarme sobresaltado o llorando. Necesito contaros lo que sucedió el día 9 de octubre, porque desde ese dia mi corazon se partio por la mitad. Tento una niña de 2 años llamada Alba. Como cualquier niña es la alegría de mi casa. Lista, risueña y con un brillo especial en los ojos. Dicho dia acudimos al centro de salud de Torrent (C/Pintor Ribera) porque se encontraba un poco fatigada. Entramos, dimos los datos, expliqué lo que le pasaba, y al poco tiempo entramos e iba conmigo de la mano. La médica le auscultó y dijo: “Esta un poco fatigada, pero nada, tranquilo… le ponemos un aerosol y para casa… “ Yo le di las gracias a la medica y mi hija le dijo: “ Adiós guapa” y la médica sonrió. Bueno… pasamos al otro box y le pusimos la mascara. A los 2 o 3 minutos de ponerme la mascara mi hija empezó a llorar y a sudar, y entre lloros me decía “papi, no… papi, no” y yo le tranquilizaba. Entonces mi padre, que estaba allí conmigo, dijo: “Algo no va bien, la noto rara.” Yo la miré, y en ese momento mi hija cogió mucho aire hasta llenar al máximo sus pulmones, luego solto el aire y se desplomó. Yo la cogi en mis brazos, y fui corriendo al box donde estaba la medica, y le dije “mira, mira!!”, y la cara de la medica cambio, se le desencajo y grito: “LLAMAD AL SAMUR” Pasamos a otro box, la tumbé en la camilla, y me puse a levantarle los pies pensando que estaba desmayada. Uno de los enfermeros le puso una mascarila de oxigeno, pero como los pulmones y los bronquios estaban cerrados, no le entraba el oxigeno. De repente, la manguera del oxigeno se salio de la botella, debido a la presión, y se la volvió a colocar. La manguera se salió tres veces, y a la cuarta le solté las piernas a mi hija, cogí la manguera y le dije al enfermero: “SUJÉTALA, COÑO” Volví a cogerle las piernas a mi hija, mientras otro médico o enfermero le cortaba la camiseta. Luego le quitó los calcetines y me dijo: “Tranquilo, que ya viene el SAMUR” Yo le contesté: “Creo que se ha hecho caca” Entonces, ese hombre le quitó el pañal y le limpió, y seguimos esperando. A los 10 minutos entró el medico del SAMUR dando un portazo. La auscultó y gritó dando unas palmadas: “PARADA, PARADA!! Vamos a organizarnos!! Tú búscale una via, tu prepara jeringuillas de adrenalina y se las pones cada 2 minutos. Tu ponle el tubo." Mientras hacian eso, el otro medico del SAMUR salio yu volvio a entrar con un maletín. Una vez puesto el tubo, el hombre empezo a reanimarla una y otra vez y yo le solte las piernas y me retire a un rincon del box. Esto es una pesadilla de la que quiero despertar. Es increíble como en situaciones así es uno capaz de recordar hasta el mas mínimo detalle. Recuerdo las caras de cada uno, los gestos, donde estaban... Al que le puso el tubo a mi hija, le temblaba el pulso cosa mala, y el del SAMUR le preguntó si queria que lo pusiera él, pero se negó y lo puso él... Luego me enteré de que se lo tuvieron que cambiar en la UCI porque estaba mal puesto. El del SAMUR, al rato de estar reanimándola, le preguntó a la médica: "¿Qué coño le habéis dado?La médica, con la cara desencajada y agitando los brazos, dijo que un aerosol... El hombre siguió reanimándola hasta que lo consiguió, al cabo de 30 interminables minutos. Le estaré eternamente agradecido. A dia de hoy todavia me pregunto por qué en un centro de salud de URGENCIAS, que su propia palabra lo dice, tuvimos que esperar al SAMUR.... No consigo entenderlo...Por qué tuvimos que esperar para empezar la reanimación, y no ir adelantando la faena. Si esto hubiese pasado en la calle, ahora mismo no tendría esta sensación de impotencia y rabia. Lo teniamos todo alli... TODO... ¿por qué tuvimos que esperar al SAMUR? Escribo esto para denunciar la situación por la que tuvimos que pasar, para que tengáis cuidado, porque esto que me ha pasado a mi, podría pasarle a cualquiera de vosotros... A día de hoy, cierro los ojos y me imagino a mi hija entrando por la puerta de mi casa corriendo hacia mi, diciendome "Papá, te quiero mucho" Luego abro los ojos y observo la triste realidad... a una niña de 2 años, con paralisis cerebral, ceguera, rigidez extrema y una expresion de dolor permanente en su cara. Solo duerme 2 o 3 horas diarias... el resto del tiempo se lo pasa llorando. Los medicamentos que toma a dia de hoy en desayuno, comida y cena son: RIMPAT, NEURONTIN, FENITOINA, KEPRA, LUMINAL, RISPERDAL, SIRDALUP, BUDESONIDA, PROTOVID, MOTILIUM, OMEPRAZOL, DEPAQUINE, y MORFINA, cada 4 horas... además de llevar prótesis en los brazos, piernas y codos. Este es el calvario de mi hija a diario. Si hemos hecho algo malo en otra vida, ahora lo estamos pagando con creces... No descansaré hasta que la verdad salga a la luz. A mis ángeles de la guarda. Quiero agradecer de todo corazon a los chicos de la UCI, en especial a Mª Angeles y Miguel, por su cariño. A los Doctores Monteagudo, Begoña Ferrer, por demostrarme que son unos profesionales como la copa de un pino, y mejores personas aun... A las enfermeras y auxiliares de escolares pediatricos de La Fe de Valencia, que son maravillosas.En especial a la Dra. Patricia Smeyers, la neuropediatra que está tratando a Alba. Hemos notado mucha mejoría. A Paqui por hacernos pasar buenos ratos, dentro de lo malo... A mis tias Juani, Encarnita y Dolores... simplemente por estar ahí en todo momento. Mil gracias... A todos mis familiares... papás, suegros, primos, tios, abuelos, amigos...Por todo esto, siempre ocupareis un hueco muy especial en mi corazón. Gracias por hacernos la vida más agradable y llevadera, porque se que siempre estareis ahi, para lo que necesitemos. Quiero agradecer también a todas esas personas anónimas que de alguna m anera están participando en esta lucha. Espero que el caso de Alba no quede en en olvido. Solo me queda decirle a mi mujer, Ana, que la quiero más que a mi vida, y que con nuestro amor, dedicación y esfuerzo, nuestra hija se pondrá bien. Me llamo Miguel Ángel Ojeda Alba, y prometo que no os fallaré NUNCA, que siempre estaré a vuestro lado, porque sois vosotras el motor de mi corazón. ALBA... POR TÍ LATE MÁS FUERTE MI CORAZÓN.

POR TÍ LATE MÁS FUERTE MI CORAZÓN.